La CE propone un nuevo reglamento sobre gobernanza europea de datos

El pasado 25 de noviembre se publicó la propuesta para establecer una regulación europea sobre la gobernanza de datos en Europa, que será conocida como Data Governance Act .

Muchas organizaciones públicas y privadas con interés en los datos abiertos (ayuntamientos, gobiernos regionales, empresas infomediarias… ) se han puesto en contacto con nosotros preguntando cuáles son las implicaciones principales que esta propuesta, si es aceptada, tendría en sus procesos de gestión y apertura de datos. En este artículo describimos cuáles son las principales novedades que esta regulación podría traer para todos ellos. 

Nuestra valoración sobre esta propuesta de regulación es muy positiva, ya que permitirá avanzar en la puesta en marcha de los modelos de gobernanza de datos, que serán muy necesarios para la implementación real de los espacios de datos europeos, tal y como se recoge en la Estrategia Europea de Datos. De hecho, en este momento trabajamos, desde ODI Madrid, en la elaboración de un modelo de gobernanza para la creación de un espacio de datos asociado a la estrategia de cambio climático en la ciudad de Madrid. En este espacio de datos no sólo participará el Ayuntamiento de Madrid, numerosas entidades públicas y privadas, organizaciones pertenecientes a la sociedad civil, ciudadanos y ciudadanas que viven o trabajan en la ciudad de Madrid están vinculados el proyecto: informaremos sobre los avances que realicemos en estos próximos meses.

Principales elementos de la propuesta de regulación

Cabe destacar que esta propuesta de regulación es complementaria a la directiva de reutilización de información del sector público y datos abiertos (Directiva (UE) 2019/1024 del Parlamento Europeo del Consejo, de 20 de junio de 2019, relativa a los datos abiertos y la reutilización de la información del sector público), y sus correspondientes transposiciones nacionales. Su particularidad es que se centra en los datos que gestionan, en muchas ocasiones, las administraciones públicas y que no estaban cubiertas por estas directivas de reutilización de información del sector público o datos abiertos (así como sus correspondientes legislaciones nacionales). Esto incluye datos que están actualmente protegidos por cuestiones de confidencialidad comercial, confidencialidad estadística, protección de derechos de propiedad intelectual de terceros y protección de datos personales. En el contexto de la región de Madrid, algunos ejemplos de este tipo pueden ser datos de uso de la tarjeta de transporte público que gestiona el Consorcio Regional de Transportes de Madrid (CRTM), una gran cantidad de los datos gestionados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) o el Instituto de Estadística de la Comunidad de Madrid; o datos de ayuntamientos de cualquiera de los municipios de nuestra región, muchos de los cuales ya tienen unas estrategias de apertura de datos muy sólidas. 

Algunas de las propuestas más relevantes de esta regulación son las siguientes:

  • Prohibición por defecto del establecimiento de acuerdos de exclusividad con organizaciones que puedan usar estos datos. Así, las administraciones públicas no podrán proporcionar de manera exclusiva este tipo de datos a empresas u otras organizaciones, a no ser que existan condiciones muy claras y transparentes para establecer estos acuerdos, y con un máximo de tres años en estos casos.
  • Se deberán establecer con claridad las condiciones de reutilización de este tipo de datos, y las administraciones públicas podrán establecer que los datos deben ser procesados en entornos seguros. El uso de estos entornos seguros, el procesado que se realice de los datos y la confirmación de que se procede de manera ética podrán ser auditados por las administraciones públicas (directamente o a través de organizaciones especializadas en estas tareas)
  • Se podrán aplicar tasas relacionadas con la reutilización de estos tipos de datos, centradas fundamentalmente en los costes que puedan derivar de asegurar la auditoría de los procesos. Asimismo, estas tasas deben ser no discriminatorias, proporcionadas y justificadas de manera objetiva, y no deben restringir nunca la competitividad. 
  • Finalmente, los Estados Miembros podrán crear o designar organizaciones competentes que ayuden a todas las organizaciones públicas (por sectores o de manera generalizada) a aplicar todos estos principios, entendiendo que algunos de ellos pueden ser difíciles de asegurar, especialmente por las administraciones públicas más pequeñas. Además, se creará un punto de información único sobre este tipo de datos y todas las condiciones de reutilización de los mismos. 

Esta propuesta de regulación es también interesante desde el punto de vista de los perfiles de utilización y reutilización de datos que se identifican, que van más allá de los que ya se identificaban en las directivas de reutilización de información del sector público y datos abiertos. Algunos de estos perfiles son los siguientes:

  • Los proveedores de servicios de compartición de datos (intermediarios de datos). Estos actores proporcionarán las herramientas que faciliten la agregación e intercambio de grandes cantidades de datos. Podrán ofrecer servicios que conecten a los distintos actores y que faciliten la compartición de datos bilateral, podrán ser independientes de los productores y consumidores de datos, y se espera que tengan un rol importante en la creación de nuevos ecosistemas de datos. Estos proveedores deberán registrarse en un registro específicamente creado para este propósito. Asimismo, el acceso a estos servicios puede tener un coste asociado, que debe ser justo, transparente y no discriminatorio tanto para los propietarios de los datos como para sus usuarios. 
  • Las cooperativas de datos, como organizaciones que den soporte a autónomos y empresas pequeñas y medianas, que no siempre tendrán la capacidad suficiente para realizar tareas relacionadas con la compartición de datos.
  • Las organizaciones altruistas de datos (data altruistic organisations), organizaciones sin ánimo de lucro que deberán registrarse como tales en un registro que se creará específicamente para este propósito. Del mismo modo, se creará un formulario de consentimiento de compartición altruista de datos que proporcionará, de una manera unificada a todos los ciudadanos y ciudadanas europeos, información totalmente transparente sobre cómo se accederá a sus datos y cómo estos se usarán de acuerdo con su consentimiento y también de acuerdo con las reglas de protección de datos. 

Finalmente, se propone la creación del European Data Innovation Board, como un grupo de expertos constituido por representantes de los Estados Miembros, de la Comisión Europea y representantes de los espacios de datos de sectores específicos (salud, agricultura, transporte, estadísticas). Este comité dará soporte a la Comisión Europea en la coordinación de las prácticas y políticas asociadas a esta regulación, de acuerdo con el Marco de Interoperabilidad Europeo y a través de la utilización de estándares y especificaciones (vocabularios, CEF building blocks… ), así como con cualquier otro estándar que pueda surgir en el contexto de algún sector específico.

Posted in data spaces, dataset, datos abiertos, desarrollo sostenible, empresas, espacios de datos, Europa, Europe, Gobierno Abierto, Legislación, open data and tagged , , , , .