Las Administraciones Públicas ante la reutilización de “su” información

El proceso de apertura de datos en las Administraciones Públicas (AAPP) es uno de los pilares de la reutilización de información pública. Este nuevo modelo, implementado en los últimos años, ha llevado a las empresas infomediarias (las que hacen uso de los datos como fuente principal de su actividad) a disponer de la materia prima necesaria para el desarrollo de sus negocios y, al mismo tiempo, se ha convertido en un nuevo sistema en el desempeño de las labores de las AAPP que ha venido para quedarse: hacer de la transparencia la base del trabajo de las instituciones.

La idea de explicar este proceso de manera detallada es la que sustenta el informe “Las Administraciones Públicas ante la reutilización de la información pública”, que acaban de publicar en el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI), del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, con el soporte de datos.gob y de la Iniciativa Aporta.

El dosier se divide en tres bloques que permiten el análisis del papel de la administración como proveedor de información, su papel como cliente del sector informediario, y el impacto (tanto en los usuarios finales, como desde el punto de vista interno y político) que se puede producir por el desarrollo de esta colaboración entre las empresas infomediarias y las administraciones públicas como práctica habitual.

En el papel de las administraciones como consumidoras de servicios de reutilización de información se detallan algunos casos de buenas prácticas llevadas a cabo en los últimos años, entre las que destacan el sistema inteligente de gestión de ayudas del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital; la actualización automática de información entre notarios y catastro, del Ministerio de Hacienda; los recursos sobre el Camino de Santiago desarrollados como colaboración público-privada entre el Instituto Geográfico Nacional y la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago; el DataHub energético de la Junta de Castilla y León, o el proyecto conjunto para la catalogación de los recursos bibliográficos de la BNE desarrollado por la propia Biblioteca Nacional junto al Grupo de Ingeniería Ontológica (OEG) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). 

El proyecto, que comenzó mediante un convenio de colaboración entre
ambas entidades, derivó hacia un modelo de prestación de servicios, y el software fue finalmente adquirido por la BNE. Esta colaboración ha permitido a los usuarios de la biblioteca explorar los datos bibliográficos de una forma totalmente novedosa respecto a los catálogos tradicionales, mejorando de manera destacada la experiencia de navegación. Datos.bne dispone la publicación de datos como Linked Open Data, basándose en en tecnologías y estándares de la Web. 

El informe, que se puede consultar en el siguiente enlace, destaca que la apertura de datos y la gestión pública basada en ellos son dos fenómenos imparables. La mayoría de las administraciones entrevistadas así lo confirman y, con mayor o menor nivel de certidumbre, las AAPP de todos los niveles administrativos han comenzado a apoyarse, de forma habitual, en la información, propia o ajena, para definir y explicar sus propias actuaciones.                   

Posted in datos abiertos, empresas, Gobierno Abierto, open data.