Open Data Barometer. Informe Global. Cuarta edición

La World Wide Web Foundation acaba de publicar la cuarta edición del Open Data Barometer, donde se resume, de manera detallada, la actual situación de la apertura de datos en el mundo.

A pesar de los esfuerzos y de la implicación de más países, el informe determina que mientras algunos gobiernos avanzan de manera significativa en la implantación de medidas para mejorar el uso de los Datos Abiertos, en otros estados las políticas en este terreno son una excepción, en vez de la regla.

El estudio identifica la importancia de la apertura de datos con las posibilidades que ofrece tanto a empresas como a ciudadanos, que podrán o no estar capacitados para participar en la vida cívica de sus propios países en función del mejor o peor acceso que tengan a los datos de sus gobiernos.

Sin datos de buena calidad y abiertos, no será posible que los gobiernos -no sólo los ciudadanos- tomen decisiones acertadas, perdiendo así oportunidades de mejorar la vida política y económica de sus propios estados.

Esta cuarta edición del Barómetro se ha basado en las respuestas de 115 países, lo que supone un incremento del 25% en cuanto al número de consultados, y una mejora en la información aportada con respecto a la edición anterior.

Una vez más, se incide en la necesidad de que la apertura de datos se rija bajo los seis principios adoptados por más de 15 países y 25 gobiernos locales de todo el mundo.

De esta cuarta edición se pueden extraer una serie de conclusiones que resumimos a continuación:

  • 9 de cada 10 gobiernos no tienen realmente sus datos abiertos, y tan sólo un 7% de los datos que se aportan se pueden considerar realmente abiertos.
  • Los datos encontrados, de manera habitual, están incompletos y son de baja calidad, aunque se siga insistiendo en la necesidad de que los gobiernos descentralicen estos datos, de cualquiera de sus agencias y departamentos.
  • Las voluntades políticas son las que hacen que los Datos Abiertos tengan o no tengan éxito, con lo que los editores recomiendan tener en cuenta los principios de los Datos Abiertos para que las prácticas implementadas puedan dar resultados.
  • Los gobiernos nos están publicando los datos necesarios para recobrar la confianza de los ciudadanos, por lo que se aconseja la elaboración de consultas públicas para saber cuáles son los datos que se deberían priorizar (para su publicación) y cuáles son los que realmente les importan.
  • Hay pocas iniciativas de Datos Abiertos que promuevan la igualdad. Los gobiernos deberían invertir más dinero en aquellos datos que ayuden a los grupos marginales.
  • Las necesidades de la gente en cuanto a datos son: que estén todos abiertos, para todos, sin restricciones; los datos de las cuentas de gobierno, los datos de las distintas políticas sociales, y los datos que ayuden a la innovación. También se hace una solicitud para que este último tipo datos sea fácilmente reutilizable.

En consecuencia, y según las informaciones que podemos extraer de esta cuarta edición del Open Data Barometer, los gobiernos deberían proporcionar a sus ciudadanos datos totalmente abiertos y permitir que estos datos sean los que los ciudadanos realmente reclaman y necesitan.

Según indican en el Barómetro: los datos deberían estar abiertos por defecto y los gobiernos tendrían que abrir “todos” los datos de “todos” sus departamentos. Al mismo tiempo, deberían adoptar el Open Data Charter para asegurarse de que las políticas de Datos Abiertos se mantienen a lo largo del tiempo y a través de distintos mandatos políticos, mientra que se pide que los ciudadanos y los entes interesados sean consultados para establecer la serie más adecuada de prioridades en el proceso de apertura de datos. Los gobiernos, finaliza el informe, deberían invertir en el uso y reutilización de los datos para mejorar la vida de aquellos que formen parte de grupos marginales.

Posted in datos abiertos, Gobierno Abierto, Legislación, open data and tagged , , , , .