La Ciencia Abierta será la siguiente frontera, más allá de los Datos Abiertos

El acceso a las prácticas de datos abiertos, así como la utilización y reutilización de los datos generados por investigadores generarán más valor del dinero público. De ahí que la ciencia se esté convirtiendo en una actividad menos institucionalizada, una actividad que ya une a la comunidad científica y a los ciudadanos, haciendo de la investigación una baza para el desarrollo económico. La verdadera ciencia abierta será, por lo tanto, la siguiente frontera, más allá de los datos abiertos; según las conclusiones del estudio Perspectivas en Ciencia, Tecnología e Innovación 2016 editado por la OCDE.

De acuerdo con las informaciones aparecidas en el citado documento, publicado en las últimas semanas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el mundo del mañana será distinto y se sustentará en el rápido ritmo que el cambio tecnológico y los nuevos descubrimientos científicos están aportando a las cadenas de valor social, económico y cultural.
Así, y según este estudio, editado bajo el título Perspectivas en Ciencia, Tecnología e Innovación 2016, el ritmo de desarrollo económico, unido a las nuevas y cambiantes actividades transfronterizas de grandes empresas y a los movimientos en las cadenas globales de valor, favorecerán nuevas economías mundiales, basadas en el desarrollo de la ciencia y la tecnología; para lo que se necesitarán nuevos talentos y nuevos recursos, centrados –en gran medida- en conocimientos científico-tecnológicos, que serán los verdaderos impulsores del crecimiento.
Serán los avances y el conocimiento en ciencia y tecnología los que determinen la aceleración y la intensificación del crecimiento de cada estado. Los avances en tecnologías de la comunicación, en transportes, en energías limpias, en recursos sanitarios e, incluso, el aumento de la esperanza de vida dependerán, en gran media, de los conocimientos tecnológicos de los nuevos trabajadores y de los ciudadanos, que serán quienes puedan ampliar o acortar la brecha y las desigualdades en función de cómo y cuánto hayan evolucionado estas disciplinas en cada país.
De hecho, se espera que las tecnologías emergentes y la formación en ellas y sus tecnologías subsidiarias, sean las que modifiquen los mecanismos de trabajo y formación (competencias multidisciplinares) que lleven al nuevo desarrollo económico global.
Es aquí donde la ciencia ciudadana y el acceso a los datos abiertos -cuya difusión es cada vez mayor- podrán alentar el intercambio y la reutilización de la investigación, generando valor y convirtiendo a la ciencia en una labor menos institucionalizada, en la que los ciudadanos realicen su propia investigación junto a la comunidad científica. Se requerirán cambios profundos en la cultura académica para poder llegar al pleno potencial de una ciencia más abierta, que será -concluye este estudio- parte importante del nuevo orden económico.

 

Más información en OECD STI Outlook 2016: open science is next frontier.
Informe completo, publicado bajo el título OECD (2016), OECD Science, Technology and Innovation Outlook 2016, OECD Publishing, Paris.

Posted in datos abiertos, desarrollo sostenible, formación, open data and tagged , , , .